El Botón de Reinicio


A menudo me he recordado de las interacciones anteriores que he tenido con las muchas personas en mi vida. Me pregunto por qué ciertas interacciones fueron positivas y por qué otras fueron negativas en la forma en que se desarrollaron. Personalmente, me gusta mirar la vida a través del lente de las lecciones aprendidas en vez de sentimientos de culpa y arrepentimiento. Cuando pienso de la manera anterior, me doy la oportunidad de reflexionar sobre una situación específica basada en el momento y el lugar en que ocurrió. En la mayoría de las ocasiones, encuentro que estoy 100% feliz con la forma en que manejé la situación y el resultado. De vez en cuando encuentro que, aunque se resolvió una situación, el resultado podría haber sido mucho más favorable. Algunas de las variables que afectan cualquier situación dada son tu mentalidad, la mentalidad de la persona con la que estás tratando, así como el momento y el contexto en el que la situación está ocurriendo. La mayoría de las veces, descartamos o juzgamos una situación en un nivel literal, basado en experiencias y emociones de nuestro pasado.

¿Cuál es tu Posición?

Dependiendo de dónde te encuentres en tu vida y cuál sea tu mentalidad, descubrirás que no eres tan objetivo e imparcial como deberías ser. Tómate un segundo para hacer un inventario de tu vida y piensa en los incidentes personales que se destacan. Concéntrate en algunos eventos en los que pensaste que sabías lo que estaba sucediendo en el momento, y reaccionáste de una manera que sentiste que acordaba con la situación. Después del hecho, se te proporcionó información de fondo que dio luz sobre por qué esa situación se desarrolló de la manera en que lo hizo, lo que te brindó un sentimiento inmediato de culpa o malestar. Sentiste la culpa porque en tu mente, si hubieras conocido la información de fondo a medida que se desarrollaba la situación, en vez de que te hubieras enterado después del hecho, es posible que hayas reaccionado de manera diferente. ¿Suena alguna campana? ¿Por qué crees que reaccionaste a la situación de esa manera?

La verdad es que estamos profundamente entrometidos en nuestras propias cabezas y nuestras emociones. Estamos mucho más interesados ​​en sentirnos bien por nosotros mismos que en hacer el bien por los demás. A veces, la dinámica de sentirse bien / hacer bien es una respuesta automática subconsciente / inconsciente, basada en el deseo de nuestro sistema bioquímico de mantenernos “seguros” mentalmente, emocionalmente y físicamente hablando. Otras veces, buscamos despreciar a los demás conscientemente porque sentimos que nuestras necesidades no se están cumpliendo, y si ese es el caso, ¿por qué enfocarnos en las necesidades de los demás? Independientemente del nivel de conciencia del que provienen estas respuestas, las respuestas en sí mismas pueden, y han demostrado ser problemáticas, especialmente junto a emociones no controladas.

Una Nota Personal

Cuando era niño, mi padre solía bromear diciéndome que debería ser abogado. Tenía una habilidad especial para hacer muchas preguntas y discutir sobre todo, incluso cuando estaba equivocado. Mientras que a veces mi padre tomaba las preguntas y discusiones constantes como una señal de falta de respeto por la autoridad, yo lo tomaba como una curiosidad genuina. Ninguno de nosotros lo sabía entonces, pero a medida que maduraba con los años, comencé a darme cuenta de que mi constante cuestionamiento y argumentación provenían del deseo para lograr un nivel profundo de entendimiento. Quería entender por qué las cosas eran como eran, y quería entender por qué las personas actuaban de la manera que lo hacían. Comencé a ver que aunque las personas en su totalidad pueden actuar de manera similar, las intenciones y motivaciones detrás de sus acciones y mentalidad pueden diferir. No es diferente a mirar un vaso lleno hasta la mitad con agua, o dos jóvenes robando artículos de ropa de una tienda. Según tus experiencias de vida y tu mentalidad, puedes ver el vaso medio vacío, mientras que yo veo el vaso medio lleno. Un menor puede estar robando artículos de ropa porque no tiene hogar, y realmente solo tiene la camisa que tiene puesta, mientras que el otro puede estar robando porque es un ladrón en serie al que no le importa mucho seguir la ley.

A lo largo de mi entrenamiento y experiencia en el ejército y como policía, la mentalidad de comprensión anterior se solidificó aún más. En el ejército, la mentalidad se basó en la perspectiva de conocer realmente a las personas con las que trabajas, no solo a nivel profesional sino también a nivel personal. Al conocer a alguien a nivel personal, estás conociendo su historia, sus experiencias y cómo piensan. El ser policía complementó aún más lo que aprendí en el ejército. Mi mentalidad se basó en la perspectiva de darme cuenta de que cuando interactuamos con el público en general, es más probable que sea en un momento difícil de su vida, en vez de cualquier otro momento regular. Aunque como policía estoy constantemente expuesto a diversos grados de los problemas del público en general, la persona con la que estoy interactuando puede haber tenido solo uno o dos contactos con la policía en toda su vida. Debido a la dinámica anterior, era importante aprender a tener un discernimiento imparcial. Esencialmente, poder presionar el botón de reinicio y comenzar desde cero con cada contacto que tengo con el público en general, para tratar la situación de manera objetiva.

Necesito tener la capacidad de ignorar conscientemente a todas las emociones e incidentes del pasado, ​​experimentados en el trabajo y en mi vida personal. Necesito concentrarme en las necesidades específicas de la víctima con la que estoy hablando, independientemente de la cantidad de veces que me haya tratado con él / ella. Por ejemplo, durante mi turno de trabajo, pude haber tratado con una víctima de un delito violento (es decir, una víctima de un balazo, una víctima apuñaleada, o una víctima de agredimiento sexual, etc.), luego con una víctima cuyo vehículo fue robado, y luego con una madre cuyo hijo / hija adolescente sufrió sobredosis de una droga ilícita y fue encontrado fallecido. Todas las llamadas descritas anteriormente pueden haber ocurrido en un plazo de cuatro a seis horas. Independientemente de mis experiencias o emociones pasadas, es imperativo que mire a la situación en su tiempo y contexto específicos, para descubrir por qué sucedió. Lo anterior es cierto tanto como para el criminal, pero tambien para la victima involucrada. Averiguar el por qué detrás del comportamiento de alguien, junto con los hechos del incidente específico que se está investigando, así como el patrón de comportamiento y el historial criminal de la persona investigada, se unen todos para determinar la acción punitiva que se tomará en un tribunal de justicia. Para perspectiva, lo explicaré de la siguiente manera: El crimen violento puede haberse cometido en defensa propia o con la intención de causar daño. El vehículo robado pudo haber sido cometido por un niño que quería un paseo alegre, en comparación con un criminal que necesitaba un vehículo de huida de un robo a un banco. El adolescente que sufrió una sobredosis pudo haber estado lidiando con problemas de adicción derivados de un trauma infantil, en lugar de poseer drogas para uso personal, o con la intención de venderlas a otra persona.

Llamada a la Acción

El punto es que a lo que estás expuesto, tus experiencias y tu mentalidad pueden moldear fácilmente tu percepción del mundo y las emociones que acompañan esa percepción. Independientemente de si miras un incidente a través de los ojos de tu profesión, o a través de tus ojos en tu vida personal, todo se reduce a lo mismo: 1) Una situación debe considerarse primero a través de los hechos y no por las emociones; 2) Uno necesita entender el tiempo específico y el contexto en el que tuvo lugar; 3) Uno necesita saber la motivación y las intenciones detrás de las acciones de una persona. La totalidad de los últimos tres te permitirá obtener una imagen clara de lo que sucedió y cómo debes proceder en pensamiento, emoción y acciones para avanzar desde allí.

Si no te permites desapegarte mental y emocionalmente de una situación, nunca obtendrás la capacidad de tener un discernimiento imparcial y, por lo tanto, una verdadera comprensión de la situación en cuestión. Nunca aprenderás a presionar el botón de reinicio para ver una situación objetivamente basado en lo que es en realidad, en vez de lo que estás percibiendo. Alcanzar un estado de discernimiento imparcial no es fácil, especialmente cuando los hechos prueban que tú eres es el que está equivocado. Si no puedes mirarte a ti mismo de manera imparcial, ¿cómo puedes mirar a alguien más de manera imparcial? La respuesta es que no lo puedes hacer. Entonces, ¿qué puedes hacer tú para desarrollar la capacidad de separarte de una situación y desarrollar un discernimiento imparcial?

Haz un Inventario Imparcial de ti Mismo

¡La imparcialidad y la objetividad comienzan en casa, lo que en este caso significa dentro de ti! El crecimiento en todos los aspectos de tu vida comienza con su control. El progreso supera a la perfección y, en el juego de la vida, si no estás progresando hacia un futuro mejor, te desvías y te enfocarás en la mentalidad, las acciones y los ambientes que te mantendrán abajo indefinidamente. Te desafío a que le digas a todos tus amigos y familiares más cercanos (personas que amas, en las que confías y que no te mentirán), que estás en una trayectoria de crecimiento personal y que necesitas su ayuda. Pídeles a todos que sean brutalmente honestos y que te digan dos áreas específicas en tu vida en las que necesitas mejorar y una área en la que brillas. Toma las opiniones y desarrolla un plan en el que actuarás para comenzar a mejorar. Es imperativo que busques opiniones de múltiples fuentes. Eso aumentará la objetividad de las opiniones ofrecidas, mostrará un patrón de tu comportamiento si uno existe, y también dará luz sobre las cosas que no estás dispuesto a ver sobre ti mismo. Complementa la sugerencia anterior con libros, podcasts y seminarios personales de crecimiento y desarrollo en persona o en línea que puedes encontrar en tu región a través de Google. ¿No sabes por dónde empezar? ¡Mira algunas de mis recomendaciones de libros y podcast aquí! No te desanimes si fallas en el corto plazo. ¡Nada que valga la pena tener se logra de la noche a la mañana!

Primero Busca Entender, Luego Ser Entendido(a)

En los “Siete Hábitos de las Personas Altamente Efectivas,” el quinto hábito de Stephen Covey era “Primero busca entender, luego ser entendido”. Tu no eres el centro del universo. Muchos en la sociedad actual no se dan cuenta de eso, y como tal hemos perdido los principios básicos de la comprensión vicaria y la escucha activa. Estamos mucho más centrados en regañar a alguien y hacernos sentir bien a nosotros mismos, en lugar de conversar con la intención de encontrar soluciones viables a nuestros problemas. Escucha con el deseo de comprender lo que se dice y no para formular una respuesta. No tienes que estar de acuerdo con todos el 100% del tiempo. De hecho, creo que mientras las diferencias sean éticas, morales y legales, deberían mostrarse y celebrarse como una forma de diversificar la cultura y expandir nuestro conocimiento. Dicho esto, si no estás abierto a ver el mundo vicariamente a través de los ojos de otro, si no estás abierto a entender el mundo a través de la mente, el cuerpo y el espíritu de otro, entonces nunca vivirás una vida plena. Si no puedes validar la esencia de otro ser debido a tus sentimientos, pensamientos y percepciones personales, nunca podrás establecer la base de la sobriedad emocional necesaria para generar imparcialidad. ¡Necesitas reconocer eso, que buscas cambiar!

No Tomes las Cosas Personalmente

En el fondo, independientemente de quién eres y de dónde vienes, todos tenemos un deseo innato de sentirnos queridos, amados, validados y seguros. Si algo o alguien amenaza a cualquiera de esos conceptos, nuestra humanidad toma cargo, y nuestras emociones no controladas pueden potencialmente llevarnos por un camino de comportamientos destructivos. Date cuenta de que lo que dices y cómo actúas puede llevar a otro ser humano lleno de las mismas emociones apasionadas que tienes, a decir y actuar de una manera que también te haga sentir atacado. Es más fácil dicho que hecho pero, concéntrate en no tomar las cosas a pecho. Todos lidian con el estrés, los traumas y los problemas de la vida de diferentes maneras. Ninguno de nosotros somos perfectos, y todos estamos tratando de lidiar con la vida, en tal forma que consideremos que conduzca a un aliviamiento eficiente, a resolver el problema, o ambos. Aprender la inteligencia emocional adecuada y enseñarla a aquellos que nunca han estado expuestos a ella, es un medio eficaz para resolver problemas y desarrollar un discernimiento imparcial.

Conectate Conmigo

Me encantaría conocer tu opinión sobre esta publicación, ¡deja un comentario a continuación! Si te gustó el contenido presentado, ¡no dudes en compartirlo! ¡No olvides suscribirte a mi blog para no perderte ningún contenido publicado nuevo! ¡También sigue a Tribu de Intruistas en Instagram para obtener citas diarias y motivación! ¡Gracias por tu apoyo!

¡Aprovecha el día, aprovecha tu vida, y nosotros aprovecharemos nuestra tribu comunal juntos!


2 thoughts on “El Botón de Reinicio

  1. Es tan difícil poder ver una situación sin el lente de las emociones y la experiencia. Por más capacitados y entrenados que estemos en tantas áreas, hay momentos en lo que inconscientemente creemos ver o entender claramente una situación cuando en realidad estamos viendo proyecciones de nuestra propia vida, y no la realidad. Creo que tienes mucha razón cuando hablas de la importancia de hacer una investigación sobre nosotros mismos y aprender cómo nos ven lo demás y cuáles cosas podemos mejorar para poder tener una perspectiva más clara y crear mejores estrategias a la hora de tomar decisiones.

    Gracias por compartir!

    Liked by 1 person

    1. ¡Gracias por tu comentario! Estoy de acuerdo con lo que escribiste. Estamos tan concentrados en nuestro alrededor que no tomamos el tiempo para crear claridad en nuestras vidas. Sin la claridad de quiénes somos y por qué hacemos lo que hacemos, nunca podremos entender cómo se solidifican nuestras fallas e inseguridades en nuestro mundo tangible. ¡El mundo no está bajo nuestro mando, pero nosotros tenemos el poder de cambiarnos de adentro hacia afuera si queremos!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: